El auriga: posición sexual que los llevará a sentir un intenso placer

El auriga: posición sexual que los llevará a sentir un intenso placer

Para que ambos lleguen a un intenso orgasmo durante las relaciones sexuales y no se queden con las ganas te mostramos cómo conseguirlo sin problemas.

Cuando tenemos relaciones sexuales lo que más deseamos es que sean satisfactorias. Pero a veces, aunque le pongamos todas las ganas algo falla y no logramos llegar a un orgasmo (sobre todo nosotras). Y no, no es solo una creencia, de acuerdo a una investigación de la Universidad de Indiana, las mujeres llegan al máximo placer en un 61,6% y los hombres en un 85,5%.

Y si lo que desean es que ambos lleguen a sentir un intenso placer, primero debe haber confianza. Conversar con tu pareja sobre tus gustos sexuales y no tengas vergüenza. Que conozca lo que realmente te vuelve loca en la cama. Puede ser el juego previo, algún juguete sexual o probar con una nueva postura. De esta manera la siguiente vez que tengas sexo será como ver fuegos artificiales.

Así que, pon atención a ‘el auriga’, la pose sexual que hará que los orgasmos lleguen de manera sencilla.

Toma en cuenta que nosotras somos más emocionales, así que procura que tu cuerpo y mente estén sincronizadas. La relajación cumple un papel importante en todo esto, así que es crucial que empieces a conectarte. No te apresures en querer llegar, disfruta todo el preámbulo para que el camino al orgasmo sea más fácil.

¿Cómo se hace?

Para empezar, antes de hacer cualquier postura sexual has debido tener un juego previo, esto es básico. No es solo hacer movimientos como robots. Asegúrate que tras hacer el preámbulo tu vagina esté lo bastante lubricada porque de lo contrario es posible que te lastimes.

Recuerda que si sientes algo que no te gusta o se está extralimitando con sus órdenes es mejor decirlo. Para que puedan pasar un momento agradable.

Una vez que ambos estén excitados llega el momento de probar con la nueva pose sexual. Para esto, tu pareja deberá ponerse detrás de ti y tú inclinarte hacia adelante formando un ángulo recto. Coloca tus brazos en la parte de la espalda para que tu pareja las jale como si fueran correas. De esta manera harás la figura de auriga, donde él es el conductor.

En esta pose es tu novio quien domina, pero eres tú quien controla el ritmo de la carrera, pero cuidado, que la posición te ponga en una situación de sumisión no significa no te rebeles. Puedes incrementar la velocidad o pausar el ritmo con tus glúteos.

Controla tu rol

Que no te dé pena ser dominada, es más pueden cambiar el rol, tú ser la que tiene el control del movimiento. La verdad es que ambos papeles los dos se deben sentir cómodos y conocer cuáles son los límites.

Esta postura hace que tu pareja se ponga como oso porque le encanta el juego de roles y porque sentirá la penetración de manera profunda. En cuanto a ti, también te sentirás bastante satisfecha, ya que el pene tocará de lleno la pared vaginal, lo que maximizará el placer.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat